Las devoluciones, un coste añadido para el comercio


Según un interesante informe elaborado por El País, las devoluciones se han convertido en un hábito muy extendido dentro del proceso de compra. Retornar un producto se ha convertido en la nueva normalidad del comercio electrónico, un medio para convencer y fidelizar al comprador casi ya tan importante como el precio o la rapidez en la entrega. Sin embargo, también supone un coste añadido para el vendedor y, en determinados productos, como la ropa, nada desdeñable.

FENÓMENO CRECIENTE

Según los datos de la consultora KPMG, aproximadamente un 25% de los productos comprados online se devuelven, porcentaje que se eleva a más del 30% si se trata de ropa. Según el Barómetro del Comprador Online de DPD, la multinacional a la que pertenece Seur, la moda registra la mayor tasa de devoluciones, con un 26%, por delante de la electrónica (15%) y el deporte y el calzado (12%). 

El grupo Cortefiel registra un 24% de devoluciones, señalando que es uno de los más bajos de un sector en el que, afirma, no son raras tasas por encima del 40%.Por su parte, Decathlon reconoce un 3%, aludiendo a su “amplia red de tiendas”.

PORCENTAJES

Luis Pérez, director general de PcComponentes, afirma que su tasa de devoluciones se encuentra en el 2,1%, aunque se eleva un poco más en picos comerciales como Black Friday o Navidad.

Además, según un estudio de la consultora inmobiliaria CBRE, los minoristas pierden hasta un 4,4% de sus ventas por los productos devueltos. Se trata más o menos del mismo porcentaje que maneja Enrique Porta, socio responsable de Retail y Consumo de KPMG. En ese porcentaje, explica el experto, no solo se incluye el coste de traer de vuelta el producto, sino el de no tenerlo temporalmente en stock, (si es que puede venderse otra vez como nuevo); el de reacondicionarlo para venderlo otra vez (rebajado) si ha sido usado; el de desecharlo si se da el caso y, por último, el de almacenarlo.

En los próximos años, “del total de superficie contratada vinculada al e-commerce, entre un 15 y un 20% corresponderá a espacio relacionado con la logística inversa” según se recoge en el informe de CBRE.